Hey! Diario Digital || Plataforma global de noticias

Operación del cerebro de un feto marca hito en la historia de la medicina

Cirujanos de Boston, EEUU llevaron a cabo un hito en la ciencia al operar el cerebro de un feto por primera vez en la historia. La intervención la llevaron a cabo experto de Boston Children's Hospital y del Brigham and Women"s Hospital.
Heydiariodigital_regalos

Cirujanos de Boston, EEUU  llevaron a cabo un hito en la ciencia al operar el cerebro de un feto por primera vez en la historia. La intervención la llevaron a cabo experto de Boston Children’s Hospital y del Brigham and Women”s Hospital.

Para consumar la cirugía, utilizaron una técnica quirúrgica denominada “embolización.”  El feto padecía una malformación de la vena de Galeno. Dicha afectación hace que la sangre circule peligrosamente rápido en el cerebro de un niño luego de su nacimiento.

Practicar una operación de este calibre antes que el bebé salga del vientre implica un reto de grandes proporciones. Tal intervención la realizó Darren orbach, radiólogo neuro intervencionista del Hospital Infantil de Boston y la Facultad de Medicina de Harvard, junto a un equipo de especialistas.

El feto al que le realizaron la cirugía tenía 34 semanas y dos días de gestación. Para guiarse durante el procedimiento, los doctores emplearon el uso de ultrasonidos.

Los médicos indujeron al bebé dos días después debido a que el proceso quirúrgico generó la ruptura prematura de membranas en el útero, reseñó muy interesante. Cuando la madre dio a luz al bebé su sistema cardiovascular funcionó con normalidad. Además, El pequeño no necesitó ningún apoyo adicional ni cirugía.

Ante el adelanto del parto, el recién nacido debió permanecer algunas semanas en el hospital en ese lapso, los especialistas siguieron controlando su cerebro.

Operación cerebral a un feto

La cirugía consiste en bloquear esta vena con un agente coagulante, esto ayudará a la sangre a coagularse e impedir que esta fluya de una manera excesiva.

La operación fue ejecutada en un feto de 34 semanas y 2 días de gestación. Sin embargo, pese a que la cirugía fue un éxito lamentablemente el bebé tuvo que nacer prematuro, ya que durante la operación se provocó una rotura en las membranas del útero.

Esta negligencia médica generó que el bebé pasara varias semanas en la unidad de cuidados intensivos en el hospital. Pero aclaran que se encuentra con un buen estado de salud.

“Nos complace informar de que, a las seis semanas, el bebé evoluciona notablemente bien, sin medicación, comiendo con normalidad, ganando peso y está de vuelta en casa. No hay signos de efectos negativos en el cerebro“, detallan los autores.

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *