Hey! Diario Digital || Plataforma global de noticias

Continúan en Francia protestas contra la reforma de pensiones

Las manifestaciones tienen lugar un día antes de que el Consejo Constitucional se pronuncie sobre la legalidad de la reforma, los sindicatos llaman a hacer una demostración de fuerza en las calles.
Heydiariodigital_regalos

Paris vive la duodécima jornada de protestas contra la reforma de pensiones.

 Las manifestaciones tienen lugar un día antes de que el Consejo Constitucional se pronuncie sobre la legalidad de la reforma, los sindicatos llaman a hacer una demostración de fuerza en las calles.

No obstante, los sindicatos ya han dicho que, sea cual sea la resolución del tribunal, continuarán luchando hasta que se anule el aumento de la edad de jubilación de 62 a 64 años.

El jueves 13 de abril arrancó en el país la duodécima jornada de protestas contra la reforma de pensiones impulsada por el Gobierno de Emmanuel Macron que planea subir la edad mínima de jubilación de los 62 a los 64 años.

Sin servicio de recogida de basura en París, huelgas en las refinerías y con bloqueos del tráfico fluvial en el río Rin, los manifestantes recordaron al mandatario y a la primera ministra, Elisabeth Borne, que una gran mayoría de los franceses se opone a la medida.

Ahora, el siguiente objetivo en la lucha sindical es intentar que el Consejo Constitucional bloquee la reforma alegando falta de constitucionalidad. Pero los expertos opinan que este es un escenario improbable.

Si el Consejo da su visto bueno, el Gobierno podrá a promulgar la ley -puede que con algunas modificaciones-. De ser así, el Ejecutivo espera que la decisión del tribunal acabe con las protestas y con el declive de la ya dañada imagen del presidente Macron.

“Todo el mundo debe aceptar la decisión del Consejo Constitucional”, apuntó Olivier Véran, portavoz del Gobierno, durante su intervención pública este jueves, en una clara alusión a los manifestantes.

A pesar de que en las últimas semanas Macron rechazó reunirse con los líderes sindicales, ha asegurado que organizará un encuentro con estos tras la decisión del Consejo para empezar a trabajar en otras propuestas, una iniciativa “insuficiente”, según la CGT. Y es que, para las organizaciones de trabajadores, sin la retirada de la reforma de pensiones sobre la mesa, “no hay nada de qué hablar”.

“Los trabajadores de las incineradoras, los basureros, están en huelga hasta nuevo aviso, hasta la retirada de la reforma de las pensiones”, sostuvo el sindicalista de CGT Loic Gefrotin, en los piquetes de otra planta de tratamiento de basura en la región de París, en Issy-les-Moulineaux.

No obstante, pese al descontento, la fuerza de las manifestaciones ha mermado con el paso del tiempo desde el pasado enero. Para este jueves, las autoridades esperan que entre 400 mil y 600 mil personas salgan a las calles en todo el país, una cifra significativamente inferior a los casi 1,3 millones que protestaron en el punto álgido de las movilizaciones en marzo, tras la ira desencadenada por la aplicación el 49.3, con la que el Gobierno aprobó la ley sin el apoyo del Parlamento.

Los politólogos han puesto en relieve las posibles consecuencias de este descontento generalizado, que podría traer consecuencias a largo plazo, como un impulso para la extrema derecha. Marine Le Pen, líder de la coalición Agrupación Nacional y la cara más visible de la ultraderecha en Francia, ya ha aprovechado este malestar para impulsar su proyecto político.

 “No estoy muy optimista con la decisión del Consejo Constitucional. Pero ¿qué quieren que haga? ¿Quemar coches? Les digo algo muy simple a los franceses: Votad a la Agrupación Nacional”, apuntó Le Pen durante una entrevista en el canal de televisión ‘BFM TV’.

Macron y su Administración sostienen que la ley es esencial para garantizar que el sistema de pensiones no quiebre. Sin embargo, los sindicatos no lo ven igual: aseguran que hay otros medios más progresistas para garantizar la salud del sistema, como aumentar los impuestos a los más ricos o hacer cambios estructurales. Y no son los únicos que defienden esta postura, algunos expertos del propio Gobierno defienden estas medidas y ven la reforma de pensiones como “innecesaria”. 

Related Articles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *